viernes, 15 de abril de 2016

Requiem y Reversibilidad.


En un post anterior, os presentamos nuestro “Angel del cementerio: In memoriam”. Hoy vemos dos variaciones del mismo diseño una dedicada a Mozart y otra a Baudelaire.

Ángel Réquiem

Cuenta la leyenda que Mozart compuso su Réquiem (1971) creyendo que era para él. Murió antes de terminarlo. Desde cierto punto de vista tenía razón.
En 1838 aparecieron las partituras originales firmadas por Mozart. Como fondo de este diseño utilizamos la primera de ellas.


La letra de la Misa de Réquiem se atribuye al franciscano italiano Tomas de Celano y data del año 1250, aproximadamente.

Comienza así:

Requiem aeternan dona eis, Domine, 
et lux perpetua luceat eis.

Dales el descanso eterno, Señor, 
y que la luz perpetua los ilumine.

Es lo que nuestro ángel cabizbajo parece pensar frente a los nichos.

Phone Case

Réversibilité

Es el segundo poema de los 18 originales de "Las flores del mal"  de Baudelaire. El texto que aparece a la izquierda del ángel es la primera estrofa. 




Aquí os dejo el poema completo, traducido por nosotros del francés.

Ángel lleno de alegría, ¿conocéis la angustia,
La vergüenza, los remordimientos, los sollozos, los disgustos,
Y los vagos terrores de esas horribles noches
Que comprimen el corazón como un papel se arruga?
Ángel lleno de alegría, ¿conocéis la angustia?

Ángel lleno de bondad, ¿conocéis el odio,
Los puños crispados, en la sombra y las lágrimas de hiel,
Cuando la venganza pulsa su infernal recordatorio,
Y de nuestras facultades se hace la capitana?
Ángel lleno de bondad, ¿conocéis el odio?

Ángel lleno de salud, ¿conocéis las Fiebres,
Que a lo largo de las grandes paredes del descolorido hospicio,
Como exiliados, se marchan arrastrando los pasos,
Buscando el raro sol y temblando los labios?
Ángel pleno de salud, ¿conocéis las fiebres?

Ángel lleno de belleza, ¿conocéis las arrugas,
Y el miedo de envejecer, y este horrible tormento
De leer el secreto horror de la devoción
En los ojos donde largo tiempo bebían nuestros ojos ávidos?
Ángel lleno de belleza, ¿conocéis las arrugas?

Ángel lleno de ventura, de alegría y de luces,
David moribundo habría pedido la salud
A las emanaciones de tu cuerpo encantado;
Pero, de ti yo no imploro, ángel, más que tus plegarias,
¡Ángel lleno de ventura, de alegría y de luces!


Keepsake Box

Mozart y Baudelaire, extraña asociación de genios, por un ángel. ¿No creéis? Hasta el próximo post.